Introducción

Una herencia es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que una persona deja a sus herederos después de su fallecimiento. Si bien puede parecer un tema complicado, con la información correcta, comprender cómo funciona una herencia puede ser bastante sencillo.

¿Quiénes son los herederos?

Los herederos son las personas que reciben la herencia de la persona fallecida. Estos se dividen en dos categorías: herederos legítimos y herederos testamentarios. Los herederos legítimos son aquellos que tienen derecho a recibir una parte de la herencia según la ley, mientras que los herederos testamentarios son las personas nombradas en el testamento del fallecido.

En general, los herederos legítimos son los hijos, el cónyuge y los padres del fallecido. Si no hay herederos legítimos, la herencia se repartirá entre los herederos testamentarios y, en su defecto, entre el Estado.

¿Cómo se distribuye la herencia?

La herencia se divide en partes iguales entre los herederos legítimos. Si hay herederos testamentarios, estos recibirán lo que se les haya asignado en el testamento, mientras que el resto se dividirá entre los herederos legítimos.

Es importante destacar que, antes de que se realice la distribución de la herencia, se deberán pagar los impuestos correspondientes y saldar las deudas pendientes del fallecido. Una vez hecho esto, se podrá proceder a la distribución de la herencia.

Conclusión

En resumen, una herencia es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que una persona deja a sus herederos después de su fallecimiento. Comprender cómo funciona una herencia puede parecer complicado al principio, pero es importante informarse bien para tomar decisiones informadas y navegar el proceso con confianza.